Compartir

El fétido olor que salía de un predio de la calle 29-B entre 10-B y 10-C del fraccionamiento Vergel 1 permitió a los vecinos descubrir que la mujer que ahí vivía había fallecido desde hacía varios días.
Posteriormente los vecinos se enteraron de que se suicidó.
Esta mañana, las personas que viven en esa zona habitacional del oriente de Mérida se percataron de que desde uno de los predios salía un olor a podrido.
Los habitantes de la cuadra se pusieron en alerta y pensaron lo peor, pues desde hace tres días no sabían nada de la mujer que vivía sola ahí.
Fue entonces que se comunicaron con las autoridades y con los familiares de su vecina.
Al lugar llegaron los parientes de la mujer, que lograron entrar a la casa, sólo para descubrir que había acabado con su vida por la vía del ahorcamiento.
La escena fue terrible porque el cuerpo de su pariente ya estaba en avanzado estado de descomposición.
Minutos después arribaron las autoridades policiacas de la SSP, que acordonaron el predio y pidieron la intervención de personal de la Fiscalía General del Estado para realizar las investigaciones y del Servicio Médico Forense (Semefo) para el levantamiento del cadáver.
No se supo los motivos que pudieron haber orillado a esa persona a tomar la trágica decisión.