Compartir

Un automóvil Tsuru de la marca Nissan, considerado el más inseguro del mercado, fue la tumba de tres personas que viajaban a bordo de la unidad en la carretera federal Mérida-Chetumal.
El Tsuru se estrelló de frente contra un Chevrolet Aveo en la madrugada de hoy viernes y dejó tres muertos, originarios de Chemax, Yucatán, y tres lesionados de gravedad.
El mortal percance se registró en el kilómetro 15 del tramo Chemax-Cobá cuando el chofer del Aveo de color azul presuntamente invadió el carril contrario cuando circulaba con dirección a Cobá, impactándose frontalmente contra un Tsuru blanco que se dirigía a Chemax.
Debido al brutal encontronazo, tres personas quedaron prensadas entre los fierros y fallecieron debido a las heridas mientras llegaban los servicios médicos de emergencia.
Los que arribaron en poco tiempo al lugar del accidente fueron elementos de la Policía Federal, que tomaron conocimiento del hecho.
Luego llegó el Cuerpo de Bomberos de Tulum, a cargo del comandante Benjamín Heredia Monforte, y equipos de emergencias desde Valladolid para rescatar a los que seguían con vida pero heridos.
Al tramo carretero arribaron dos ambulancias, una de la Secretaría de Seguridad Pública y otra de la Cruz Roja Mexicana, cuyos paramédicos constataron que tres no contaban con signos vitales.
Valoraron a los heridos, brindaron los primeros auxilios y los trasladaron al hospital de Valladolid para que reciban atención médica.

Los cadáveres permanecieron atrapados entre los fierros retorcidos del vehículo, hasta que llegó personal de la Fiscalía General del Estado para las diligencias de rigor para y posteriormente elementos del Servicio Médico Forense retiraron los cuerpos que fueron liberados por los bomberos.
El chofer del primer vehículo fue detenido por las autoridades. Salvó la vida gracias a las bolsas de aire que se activaron, contrario al Tsuru, que no dispone de ninguna medida de seguridad en su equipamiento y carrocería, ni barras frontales y laterales contra impactos.
Los daños en ambos vehículos fueron cuantificados en 200 mil pesos y ambos autos fueron llevados al corralón mientras se fincan responsabilidades.